Sin categoría

Nueva tendencia en 2016: Dejar Santiago, ir al campo, crear una estética rústica y auténtica

Aparecieron fotos nuestras en Radio del Mar, les dejamos el artículo completo aquí.

Emigrar al campo, frugalidad y calidad en la alimentación, detener el tiempo y una estética rústica, es la tendencia de una nueva generación de chilenos que se notará más el 2016.

La nueva tendencia de los jóvenes es ir  al campo, transformarse en pueblerinos pero chic, coloridos, comunicados y dinamizadores de lugares rústicos.

La gente no lo está pasando bien en Santiago. Disminuye la calidad de vida y son cada vez más los jóvenes  que eligen vivir fuera de contaminado y polvoriento Santiago. Desean contrarrestar el exceso de tráfico, el polvo,  la contaminación, la inseguridad y la pérdida de tiempo en traslados muy largos. Desean escapar de los negativos nichos clasistas de Santiago, una ciudad mortalmente segregada y depresiva.

En 2016 veremos cómo esta nueva tendencia, que se ha ido desarrollando silenciosamente durante los últimos años, gana más fuerza con la ayuda de las nuevas tecnologías, el mejoramiento de las comunicaciones y los precios más bajos que ofrecen los pueblos, y así descubren, desarrollan y comparten nuevas ideas y proyectos.

Pero no sólo los jóvenes se retiran al campo. La antigua generación rebelde y liberal, la de los años 60 y 70, que ya tienen arriba de 60 años, esos numerosos viejitos ya se comienzan a jubilar y se llevan sus ideas al campo. Ahora viven más años y más saludables, y tienen cuerda para rato. Algunos sueñan aún con su primitivo sueño hippie, rock y bohemia: naturaleza verde y feliz, calidad de vida, buena mesa y mejores vinos, y, además, bajo un árbol frondoso.

Las hienas se comen a las hienas

Desgraciadamente, el año 2015 fue duro para los chilenos. La política chilena oficial, los grandes empresarios y los milicos demostraron su amplia corrupción, su muy podrido cadáver. No hay mucho que hacer ahí. Se arreglarán en juicios abreviados para no ir  a la cárcel. Hay que dejar que a las hienas se las coman las hienas.

Frente a esta nueva desilusión, el chileno que tiene la oportunidad se irá por la suya. Intentará escribir esa novela con la que siempre han soñado, o se dedicará a la pintura u organizarán paseos por los cerros y ríos con los nietos. Impondrán tendencias desde el campo rústico, con su vieja pero inagotable vitalidad.

Comida frugal pero de calidad y orgánica

La desigualdad es evidente en Santiago. El regreso a un consumo de bajo costo es una  prioridad para las nuevas generaciones.  El rol de las marcas comenzará a cambiar. La economía colaborativa se consolidará como la mejor alternativa para el bolsillo. El uso de energías solares y  renovables aumentarán en el campo. La tendencia dirá que el uso de la bicicleta en el campo se pondrá también de moda.

Belleza rústica: El lujo de la sencillez

Así el lujo no se verá vin­culado al consumo de objetos de supermercados; por el contrario, la muestra de riqueza se volverá más personal. Por eso, veremos cada vez más personas inclinadas a guardar su real privacidad. El nuevo símbolo de estatus estará relacionado con el bienestar y la salud y un sentido en la vida. La nueva tendencia será a ser más auténtico y objetivo.

Se agota Facebook para hacerse notar

Se tiende a agotar la ansiedad en el uso de las redes sociales de la sobreexposición de sus usuarios tras una ilusoria celebridad y como vehículo para hacerse notar.

La nueva tendencia será más objetiva, basadas en relaciones verdaderas y replanteará los actuales valores sociales.

La vida será más lenta para estas nuevas mentalidades, menos sujeta a los videos de viralización.

Esas nuevas generaciones vivirán más y mejor.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *