Cuida tus suculentas

Aquí estamos enamorados de estas plantas! No es difícil cuidarlas y son plantas idealmente de interior.

Nosotres estamos ubicados en una zona en la que caen heladas fuertes por lo que debemos tenerlas bajo techo para poder cuidarlas y si te encuentras cerca de la playa de la zona central chilena por ejemplo viven encantadas bajo las estrellas.

Hay una variedad de suculentas muy grande y cada vez las vemos más en jardines, casas e incluso cafeterías y restaurantes. Esto se debe seguramente a lo fácil que es cuidarlas. 

Les dejamos aquí algunas consejos para cuidarlas y mimarlas

Necesitan poca agua. Son capaces de absorber la humedad del ambiente y retenerla en sus hojas, tallos y raíces, pero el exceso de riego puede matarlas.

Durante el invierno necesitan ser regadas una vez cada 15 días aproximadamente. Siempre es bueno tocar la tierra y comprobar que esté casi seca, entonces es cuando debes regar. 

En verano podemos debemos regarlas una vez por semana.

Cuando riegues tus suculentas, remoja la tierra hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje. Si el recipiente no tuviera agujeros de drenaje, usa menos agua.

La tierra en la que viven debe tener un buen drenaje, ellas guardan muy bien el agua, pero no son capaces de estar chapoteando en ella y el drenaje ayudará a evitar el exceso de agua. Crecen sobre roca, corteza de árbol y hasta en condiciones poco favorables, así que idealmente debemos plantarlas con un sustrato especial para ellas o mezclar la tierra con arena.  

Son felices a la luz, pero no bajo la luz directa del sol, porque para poder mantener una correcta hidratación necesitan poder guardar las reservas de agua y la exposición directa al sol las deshidrata. 

Cuando las hojas comienzan a tener un tono rojizo es una muestra de que se está deshidratando y cuando las hojas se tornan pálidas es porque necesitan más luz. Cuando se inclinan también puede ser una señal de que necesita estar en un lugar más soleado.

Un buen consejo para llevar bien el tema de la luz es girar el macetero frecuentemente, esto le ayudará a pararse bien erguida. 

Las cáscaras de huevo se pueden usar como fertilizante o abono casero para suculentas. Les aportan calcio, fósforo, potasio, hierro y magnesio. Nutrientes muy importantes para favorecer su desarrollo y crecimiento.

Esperamos te hayan servido nuestros consejos!
Puedes descargar estos consejos aquí para poder imprimirlo.