Espino Blanco

Es un árbol o arbusto nativo que puede alcanzar hasta 6m de altura y 45cm de diámetro.
Habita en lugares secos, es una especie muy resistente a la sequía. Crece formando lo que se conoce como estepas o espinales desde la III a la VIII región.

Ciprés de la cordillera

Es un árbol nativo siempreverde de forma piramidal, perenne, de 15 a 20 metros de altura, con corteza gris y arrugada. Sus ramas son aplanadas y están cubiertas de hojas escamosas de dos tipos.
Es de crecimiento lento pero con buena regeneración.
Crece en la Cordillera de los Andes desde el río Aconcagua en la V Región (33 °) hasta el sur de Palena en la X Región (44 ° Lat. S).

Huingán

Arbolito o arbusto siempreverde de origen sudamericano de 1-4 metros de altura y 2,5 m de diámetro. Sus ramas terminales se transforman en espinas. Es una especie nativa y las plantas nativas consumen menos agua que las especies introducidas ya que están adaptadas a nuestro suelo y clima, resistiendo de muy buena manera los calurosos veranos y fríos inviernos.

Liquidámbar

Liquidambar styraciflua 

El Liquidámbar es un árbol de sombra y sus hojas estrelladas cambian de colores lo que los hace ser muy decorativos. Se transforma por completo, en verano con hojas verdes y en otoño varían de amarillo, naranjo y un rojo oscuro. Y en primavera florece.
Es ideal dejar un espacio de unos 2 metros entre el liquidámbar y alguna estructura por que sus raíces podrían causar algún daño.
Al madurar resiste bien las heladas y el viento.

Palmeras

La Palmera alcanza los 15-18 m de altura, con un diámetro de tallo aproximado de 1 m. Crece unos 30-40 cm por año. Es perfecta para alineaciones, como ejemplares aislados o agrupadas en jardines amplios.
Los pecíolos son largos y contienen espinas. Posee tolerancia a la sequía y a vientos salinos.

Crespón

El Crespón es de origen asiatico y puede llegar a medir de 5 a 7 metros de altura. El suelo debe estar bien drenado y tolera el frío medianamente.
En el otoño sus hojas adoptan tonalidades rojas y anaranjadas antes de caer y durante el verano se cubre de racimos de flores de diferentes colores como ser blancas, rosadas, lilas o púrpuras según la variedad que se trate. Además, su corteza lisa, de color ocre, se vuelve más lustrosa a medida que el árbol va envejeciendo.

Acer Japónico

Es una especie de arce nativa de Japón.
Es de crecimiento lento e idealmente debemos ubicarlo en semisombra. Es un árbol pequeño y se le caen las hojas en otoño.
No sobrepasa los 10 metros de alto, aunque en ocasiones tiene sólo porte arbustivo. El terreno debe ser liviano, con buen drenaje y rico en materia orgánica. Es una planta acidófila que proviene de climas de mayor humedad que el de nuestra zona central.

Jacarandá

Es originario de los bosques tropicales de Sudamérica. Necesita sol intenso y suelo drenado. Su primer año debe ser de mucho cuidado, bajo techo durante el invierno. Tiene una raíz fuerte, idealmente plantar a por lo menos 5 metros de la casa.
Pierde las hojas en invierno.
La copa puede llegar a medir 10 metros de diámetro, es un árbol grande que puede llegar a medir 15 metros de alto.
Sus flores moradas aparecen en primavera y otoño, esto suele suceder después de unos 5 años de vida.